martes, 9 de marzo de 2010

Ministerio de Niños - Refuerzo en casa/Marzo 07 de 2010

LO QUE APRENDIMOS

http://4.bp.blogspot.com/_VlEmCC13M6U/SO0X0BBozcI/AAAAAAAAAS0/phP3a8RLBEw/S1600-R/Jesus+ni%C3%B1os.jpgEn la clase pasada pudimos ver cómo Dios da su victoria total frente a los malvados planes de Aman. También aprendimos que así mismo como Dios uso a Ester para liberar a su pueblo, puede usarnos a cada uno de nosotros en uno de sus planes. El Señor quiere adoradores que le adoren en espíritu y verdad, y que dispongan sus vidas para dejarse usar por Él.

Motive a su hijo a servir al Señor con sus talentos y aptitudes desde ahora. Usted como padre puede pedirle al Señor sabiduría para descubrir esos dones y talentos que Dios ha dado a su hijo, para guiarle y ayudarle a desarrollarlos.


Si su hijo tiene aptitudes musicales, motívelo a que aprenda a tocar un instrumento o si tiene aptitudes teatrales, intégrelo al grupo de teatro de la iglesia, etc.


Por otro lado, los animamos a que lleguen un poco más temprano a la iglesia los días domingos y enseñen a su hijo a ayudar a limpiar una silla o a poner las flores de la iglesia o a sacarle punta a los colores del ministerio, en fin, son tantas cosas que podemos hacer para guiar a esta generación que serán los futuros servidores de la iglesia y las nuevas herramientas en las manos del Señor.


ACTIVIDAD:


A veces los mismos padres somos quienes incapacitamos a nuestros hijos para servir incluso dentro de la misma casa, o creemos que si les ponemos un oficio o una labor, lo van a hace mal.


Esta semana pudimos darnos cuenta de eso con nuestra pequeña Gabriela de 6 años. Ella se acercó a ayudar a mamá a lavar los platos, pero por temor a que hiciera un daño no la dejábamos. Pero caímos en cuenta de que ella debe aprender y decidimos dejarla; preparamos una butaca para que alcanzara el lavaplatos y le colocamos su delantal. Mamá le enseñó la primera vez y para sorpresa de nosotros al día siguiente Gabriela lo hizo perfecto. Es por eso que les animamos  a enseñarles a sus hijos a servir desde su misma casa.


Coloque una función al niño (así tenga su empleada doméstica), para que la realice los fines de semana o un día a la semana; puede ser organizar los zapatos, lavar los platos, secar platos, botar la basura, limpiar el polvo, organizar su cuarto,  etc. Cuando termine de hacer su labor, felicítelo así no le haya quedado perfecto y motívelo para servir al Señor en casa también. El día en que su hijo esté mayor, se lo agradecerá.


 ORACIÓN: 
 Señor gracias te damos por haber dado tu vida en esa cruz por amor a nosotros y por habernos salvado, gracias por darnos manos y pies para poder servirte por amor a Ti. Dios te pedimos aun por los que no pueden moverse por motivos de salud y tal vez no tengan las mismas oportunidades que tenemos nosotros, para que en medio de su dificultad los uses para glorificarte. Amén.